Mi País

Insiste Trump en edificar el muro

Entre oficiales de Border Patrol, representantes militares y líderes estatales, encabeza mesa redonda sobre inmigración y seguridad fronteriza

  • Por: EL MAÑANA / EDELIA HERNÁNDEZ / AP
  • 11 ENERO 2019 - .
  • COMPARTIR
Thumbnail

El presidente Donald Trump habla durante su recorrido en la frontera de Estados Unidos con México. (

Hidalgo, Tx.

Mientras el presidente Donald Trump visitaba el sur de Texas el jueves con el objetivo de promover su pedido de 5.700 millones para construir un muro y frenar la inmigración ilegal y reforzar la seguridad, en los alrededores del aeropuerto de McAllen cientos de residentes se manifestaron, unos a favor pero los más en contra, de esta petición del mandatario estadounidense.

Trump llegó ayer a McAllen, una ciudad con una población de 143.000 personas que está ubicada en la zona más concurrida de la frontera para cruces ilegales. Recorrió una sección de la frontera y dijo: “Muchos de los crímenes en nuestro país son ocasionados por lo que entra desde aquí”.

A su llegada al Aeropuerto Internacional de McAllen, el presidente fue recibido por alrededor de 200 simpatizantes, a quienes sorprendió al dedicarles unos minutos al acercarse y saludarlos así como firmar autógrafos, antes de partir a una reunión en la estación de la Patrulla Fronteriza en esta ciudad.

Trump encabezó una mesa redonda sobre inmigración y seguridad fronteriza, donde también tomaron parte líderes estatales como el vicegobernador de Texas Dan Patrick, y los senadores del orden federal Ted Cruz y John Cornyn.

El vicegobernador Patrick hizo eco de la propuesta de Trump al destacar la necesidad de una cerca, pared o barrera.

“Una barrera, o como se le quiera llamar, es una necesidad que no puede seguir siendo relegada”, declaró el funcionario texano.

Trump aprovechó la ocasión para empujar su agenda y convencer a los líderes demócratas de apoyar la construcción del muro fronterizo

En este sentido, el gobierno federal ha comenzado a levantar planos topográficos de los terrenos en la frontera de Texas y ha anunciado planes para comenzar la construcción el próximo mes. Pero en lugar de ceder su tierra, algunos propietarios prometen rechazar las ofertas de compra y se preparan para pelear con el gobierno en la corte.

En marzo, el Congreso asignó fondos para 53 kilómetros (33 millas) de muro y cercos en Texas. El gobierno ha anunciado planes que atraviesan propiedades privadas en el Valle del Río Grande. Algunas de las personas a ser afectadas son propietarios que han vivido en el valle durante generaciones, organizaciones ambientales y una capilla del siglo XIX.

Muchos han contratado abogados que se aprestan a pelear contra el gobierno si, tal como se espera, expropia los terrenos.

La oposición se intensificará si los demócratas aceptan el pedido del gobierno de Trump de construir más de 345 kilómetros (215 millas) nuevos de muro, incluyendo 167 kilómetros (104 millas) en el Valle del Río Grande y 89 kilómetros (55 millas) cerca de Laredo. Incluso un acuerdo para instalar “placas de acero”, tal como Trump ha insinuado, o más cercos como los que los demócratas antes han respaldado, provocaría más demandas y rechazos en Texas.

Cerca del río Bravo, le preguntaron a Trump ayer qué tan rápido podría comenzar con la construcción del muro si declaraba una emergencia nacional.

“Pienso que sería muy rápido”, respondió y agregó que aunque alguien “quizás” demande para detener la construcción, “ganaríamos esa demanda, creo, muy rápido”.




DEJA TU COMENTARIO

MÁS EN LA TARDE

LA TARDE RECOMIENDA